Casa Espallardo

Una parcela que ocupa la última franja del tejido urbano de la pedanía de Guadalupe y actúa como límite de la ciudad con la huerta nos presenta una situación privilegiada, donde la clara voluntad desde el inicio de volcarse hacia el paisaje, de generar sombras desde las que contemplarlo, y de evadirse del entorno urbano circundante actúan constantemente como “pruebas de estrés”que van validando las decisiones de proyecto.